sábado, 28 de mayo de 2011

Bizcocho de tamarindo sobre nube de natillas con reducción de Pedro Ximénez



Es mi primer postre, hummmmmmmmmmmmm.

Ingredientes:

3 huevos.
1 sobre de lavadura.
1 yogur natural.
3 medidas de yogur de harina.
2 medidas de yogur de azúcar.
1 medida de yogur de aceite de oliva.
rayadura de una lima.
50 gr. de pasas.
150 gr. de tamarindos.
300 ml. de Pedro Ximénez.
80 gr. de azúcar.
1 tarrito de natillas.



Esto tan curioso que veis son los tamarindos. El tamarindo es originario del este de África pero ahora existe en gran parte de Asia tropical así como Iberoamérica. Yo no sabría decir a qué sabe exactamente, pero a mi me recuerda a los dátiles, y en boca tiene una textura parecida a los caramelos toffé de toda la vida. Pero.... cada uno tiene sus apreciaciones.


Pelamos bien los tamarindos de cáscara y hueso. Los ponemos en un cuenco con el Pedro Ximénez y las pasas y reservamos.


Mientras en otro bol ponemos el yogur, aceite, harina, azúcar (las dos medidas de yogur, los 80 gr. son para la reducción), los huevos y la levadura. Ponemos la batidora hasta conseguir una mezcla homogénea.


 Nos tiene que quedar una cosa así, más o menos.

Untamos un molde con mantequilla y espolvoreamos con harina. Ponemos parte de la mezcla y esparcimos por encima la mitad de los tamarindos y las pasas.

Ponemos el resto de la mezcla y terminamos de poner las pasas y tamarindos.


Metemos en el horno precalentado a 180º unos 45 minutos, pero vamos viendo a partir de la media hora, en cuanto veamos que está dorado metemos una aguja, si sale limpia ya está, si no seguimos esperando los 45 minutos y pinchando de vez en cuando.


Sacamos del horno y dejamos enfríar.
Mientras hacemos la reducción de Pedro Ximénez.
En una cacerola ponemos los 300 ml. de Pedro Ximénez y los 80 gr. de azúcar. En mi vitro tengo hasta el 6, yo lo pongo al 2 (fuego medio bajo). Y dejamos unos 20 minutos removiendo de vez en cuando, lo importante es que no haga borbotones. Veremos que empieza a espesar. No nos interesa que espese mucho porque cuando enfría se solidifica más.
Reservamos.


Emplatamos. Ponemos una nube de natillas en el plato.


Metemos la reducción de PX en un biberón y hacemos sobre las natillas una espira.

Con un palillo desde las esquinas hacemos surcos hacia el centro de forma que nos queda como si fuese una flor o una tela de araña, dependerá de lo espesa que dejemos la reducción (yo ya he visto que mucho, se me ha ido la mano).

Colocamos encima una rebanada del bizcocho y le ponemos también un poco de reducción de PX. Y listo para comer........






2 comentarios:

Anónimo dijo...

damelooooooooo en una base chocolate calienteeeeeeeee y te pillare mania de x vidaaaaa !! jajajaja

NoralexVinos dijo...

PALOMA TE HAS PASADO MUJER ESTO SE VE UN DELIRIOOOOOO
YA LO POSTO PARA EL CONCURSO