sábado, 22 de octubre de 2011

Muffins de chorizo o magdalenas de chorizo



Esta es una receta a la que tenía muchas ganas pero... y como este finde me siento pletórica  me he lanzado al vacío.
Resultado???. Estupendo. Tengo más variantes que iré probando y os pondré para que  os aventureis conmigo.
Llevan un poco de tiempo pero merece la pena y se pueden preparar de un día para otro. Nos resuelven perfectamente un aperitivo con unos vinitos o cervezas con los amigos y no dejan indiferentes a nadie.
Vamos al tema.

Ingredientes para unas 14 magdalenas:

140 gr. de chorizo (ni que decir tiene que  a mayor calidad mejor resultado).
50 gr. de queso rallado (si es manchego mejor, pero como es para rallar abrir la nevera y aprovechemos los trozos que tenermos dispersos).
200 gr. de harino.
80 ml. de aceite de oliva virgen extra.
100 ml. de leche.
3 huevos.
2 cucharaditas de levadura.
Sal y pimienta.



Ya os podeis armar de paciencia. En un bol ponemos la harina y la levadura y mezclamos, añadimos una pizca de sal y dos vueltas de molinillo de pimienta.
Añadimos las tres yemas de huevo y las claras las dejamos en otro bol.




Acercamos el paquete de tabaco (para los que fumen), una cervecita, una silla, nos armamos de valor, agarramos las varillas y empezamos a levantar a punto de nieve las tres claras de los huevos.
Nos puede llevar..... entre encender otro cigarrillo, parar porque se nos duerme el brazo, llamar a los amigos para llorarles un rato.... ir al servicio.... Pues.... vamos que hay que levantarlas a punto de nieve, os pongais como os pongais.


Olvidado el punto anterior mezclamos la harina con las yemas de huevo. Parece engrudo, nos creemos que en la vida eso puede integrarse, pero se integra. Sigue siendo casi cemento y ponemos el aceite poco a poco y removemos, los milagros existen y se incorpora a la masa. Sigue pareciendo cemento, pero tened fe, se integra.
Templamos la leche en el microondas. Templar no es cocer ni achicharar. Ya sé que llegados a este punto hemos perdido la paciencia, pero merece la pena seguir sufriendo. Templamos la leche.
La añadimos poco a poco al cemento.



Se nos queda una masa.... así como.... vamos que.... podríamos jurar que la tiramos contra la pared y hace agujero, pero no. No desistir. Mezclar. Debe quedar lo más homogeneo posible.



En el justo momento en que vayamos a tirar la toalla añadimos el engrudo a las claras montadas, y con movimientos envolventes intentamos mezclarlo todo. Por envolvente quiero decir que con la cuchara de madera vamos intentando integrar todo sin batir, ni agitar, ni nada brusco..... con cuidado y mesura para que las claras no se asusten y se bajen de golpe. Son muy tímidas y nos ha costado un imperio subirlas, pensad eso.


Sin darnos cuenta llegará un momento (totalmente indeterminado) en que nos vemos delante de una masa homogenea. Eurekaaaaaaaaaaa. Voila nuestra masa.


Antes de darnos besos y llamar a los vecinos para que vean lo maravillosos que somos añadimos el chorizo muy picado. Removemos unos segundos para integrarlo en la masa.


Ponemos ahora el queso rallado.


Dos vueltas más de cuchara y ya está.
Ufff. A estas alturas los brazos están muertos del todo (no es para tanto).
Precalentamos el hjorno a 200 grados unos 10 minutos. Esto lo podemos hacer cuando vayamos  meclando el cemento con las claras.
Tenemos la precaución de ir a los chinos a por moldes de magadalenas. Los rellenamos con la masa. Algo así como un tercio o menos del molde porque sube. Nada de harina ni mantequilla ni nada, que para eso es papel, y luego se despegan perfectamente.

 Metemos en el horno y bajamos a 180 grados. Dejamos unos 20 minutos.
Como cada horno es un mundo, a los 15 minutos vemos cómo van. Tienen que quedarnos doradas. Ante la duda meter un palillo, si sale limpio sacamos inmediatamente, si no.... pues los 20 minutos o palillo para comprobar otra vez.



Ricas, ricas, ricas.

Y después del esfuerzo, un vino, tres magdalenas, nos sentamos a la bartola y que limpie otro la cocina. He dicho.

Buen proveho.



1 comentario:

Delicias y Senderos dijo...

Como ya te he dicho antes, riquísimas!!! Tengo que volver a hacerlas y a ver si me dejan hacer foto esta vez, jejeje.